Paula Gordo

Nací en Madrid, en una familia sin ninguna tradición musical. Por eso, el día que con ocho años dije a mis padres que quería tocar el violín, se quedaron alucinados. No se qué vería en la televisión, qué leería o de dónde sacaría la idea pero yo tenía claro que era el violín y no otro instrumento lo que quería tocar.
Mi madre habló con mi profesora de música del colegio y ella le dijo: "Tiene buen oído, apúntala al conservatorio ". Y así lo hizo. Entré en el conservatorio Adolfo Salazar de Madrid al año siguiente. Allí aprendí muchas cosas, como que la clave para conseguir lo que quieres es la perseverancia. En un entorno como el mío, sin ningún conocimiento musical y viniendo de un colegio donde los profesores creían que tocar el violín era tan solo “un juego”, sólo el empeño y unas ganas incansables pueden llevarte hacia delante. Eso y el apoyo de unos padres que sin saber muy bien dónde se metían, me alentaron en todo momento.
También entendí que para conseguir avanzar, es fundamental tener profesores que te inculquen esa confianza y esa pasión por el trabajo, que te motiven. Uno de los profesores que más me influyó en este sentido fue Farid Fasla, con el que acabé mis estudios profesionales y con el que entablé una amistad que ha llegado hasta hoy.
Completé mis estudios superiores en el Conservatorio Superior de Música de Aragón. Cuando estaba en mi último año, decidí buscar un trabajo para ganar un dinero extra para hacer frente a mis gastos en Zaragoza. Por casualidad, acabé dando clases de música y gracias al contacto que tuve allí con los niños, descubrí mi vocación por la docencia. Desde entonces, intento transmitir a mis alumnos todo lo que aprendí en mis años de estudiante, el amor por la música de una forma divertida pero haciéndoles ver que el trabajo y el empeño son ingredientes fundamentales.

Coro Prolat



De vuelta al siglo XX


Este ha sido uno de los más interesantes conciertos que hemos organizado. Protagonizado por nuestros alumnos que, además de unas vibrantes interpretaciones, ofrecieron extensos comentarios sobre las obras y los compositores. "De vuelta al siglo XX", con obras de Bartok, Prokofiev, Shostakovich, Sinisalo, Koshkin, Barrera, Milne, Lerma, Kwasniewski, Babadjanian, Rosati, Chaviano, etc...